Ortodoncia Lingual

Gracias a la Ortodoncia Lingual , el “llevar aparatos” ha dejado de ser cosa de niños.

Durante su evolución, la técnica lingual ha gozado en ocasiones sí y en otras no, del favor tanto del público como de los profesionales. El transcurso de los años ha comportado mejoras extraordinarias en la aparatología y las técnicas, lo cual se traduce en un sistema fiable. Tras muchos años de experiencia clínica, se ha demostrado que con la ortodoncia lingual se pueden conseguir resultados satisfactorios de forma consistente.
La preocupación estética ha sido la responsable del desarrollo de la aparatología y sigue siendo el principal motivo de consulta de la mayoría de pacientes que solicitan un tratamiento ortodóntico. La mejora de la apariencia física, como es habitual tras un tratamiento de ortodoncia, puede repercutir positivamente en las relaciones sociales y profesionales ya que se ha demostrado que las personas físicamente atractivas, en comparación con las que no lo son, consiguen un mayor nivel de éxito en muchos aspectos de la vida. Del mismo modo, el deterioro de la apariencia física, y el llevar unos aparatos de ortodoncia antiestéticos, puede afectar negativamente la autoestima del paciente.
Totalmente implantada en países como Estados Unidos, Italia o Japón, aunque menos extendida en España, la técnica lingual permite resolver los problemas de mal posición sin sacrificar la estética.
La Técnica Lingual utiliza el mismo principio de corrección que las técnicas convencionales con aparatos fijos o brackets. La gran diferencia consiste en que en la Técnica Lingual los brackets ( pequeñas piezas pegadas a cada uno de los dientes) se colocan por detrás de los dientes, del lado de la lengua, con lo que el aparato resulta totalmente invisible y más cómodo de llevar evitando así tener que lucir unos antiestéticos hierros durante todo el tratamiento.

En la Clínica Marcó la Ortodoncia Lingual, más que pura técnica se convierte en una filosofía de trabajo intentando que el paciente no vea afectada su apariencia estética en ningún momento del tratamiento. La mayoría de los pacientes linguales tienen unas demandas y unas expectativas mayores que las de los pacientes ortodóncicos labiales, bien sea porque habitualmente son adultos, o porque la estética puede ser un factor crucial en su profesión .Las demandas estéticas durante el tratamiento incluyen la conservación de la integridad de la arcada y no utilizar aparatología auxiliar antiestética. Por ejemplo, si el tratamiento requiere la extracción de alguna pieza, colocamos otra provisional que se va modificando a medida que avanza el tratamiento y así el paciente no ve afectada su sonrisa por un antiestético agujero.

  • Contáctanos

    Envíanos un email a través de nuestro formulario de contacto o llámanos al T+ 34 93 200 60 47