Preguntas Frequentes

¿Tienes preguntas? Consulta nuestras respuestas a las preguntas más frecuentes

¿A qué edad deberíamos hacer la primera visita al ortodoncista?

Es importante un control de la erupción dentaria en el niño a una edad temprana.
En Estados Unidos, donde la sanidad privada hace hincapié en la prevención y donde la ortodoncia es un tratamiento muy popular en la población infantil, la A.A.O. (Asociación Americana de Ortodoncistas) y la W.F.O.( World Federation Orthodontist) de las cuales el Dr. Marcó es miembro internacional, recomiendan una visita antes de los 7 años.
Hasta los 5 ó 6 años en la boca de un niño sólo encontramos o vemos piezas temporales, pero debajo de ellas se están formando las piezas definitivas. Poder disponer a partir de los 6 ó7 años de una radiografía panorámica nos permite ver, y por la tanto saber, con antelación cómo van a erupcionar las diferentes piezas dentarias definitivas, si están todas las piezas o, si por el contrario, faltan piezas definitivas (agenesias) con lo cual, se puede diseñar un plan estratégico para obtener una correcta posición de los dientes cuando terminen de erupcionar.

¿Qué podemos detectar en una primera visita?

En un primer control se pueden detectar todo tipo de problemas que se pueden clasificar en dentales y esqueléticos.

Los problemas dentales son aquellos que afectan sólo a los dientes, por ejemplo, unos dientes cambiados de posición (transposición dental), apiñamientos, piezas inclinadas, la erupción incorrecta de una pieza, un canino incluido en el maxilar. En general podríamos decir que son las mal-posiciones de los dientes.

Los problemas esqueléticos son aquellos que afectan a las estructuras óseas (maxilares). Los podríamos clasificar en transversales y antero-posteriores

Transversales serían aquellos que, mirando al paciente de frente, afectan transversalmente a las estructuras, por ejemplo una mordida cruzada, que puede ser de los dos lados (bilateral) o de un solo lado, unilateral. Esta maloclusión obligaría al niño a morder desviando la mandíbula. Si no se soluciona rápidamente, el hueso de su mandíbula crecerá de una manera anómala, más de un lado que de otro, con lo que el problema también crecerá y la solución será cada vez mas complicada.

Antero – Posteriores serían aquellos que afectan a las estructuras desde un punto de vista de delante-atrás y las clasificamos en clase I, clase II y clase III.

  • Clase I sería una oclusión normal, desde el punto de vista antero-posterior.
  • Clase II sería la retrusión de la mandíbula, el maxilar superior se encuentra adelantado respecto al inferior o el inferior, retrasado, respecto al superior.
  • Clase III es la progenie, cuando el maxilar superior está retrasado respecto al inferior o el inferior adelantado, respecto al superior.

Para todos estos problemas esqueléticos el tratamiento debe ser ortodóntico, para reparar la mal-posición dental, pero también ortopédico para solucionar el problema de los maxilares.
Por eso es importante la detección precoz de estos problemas, ya que la ortopedia sólo se puede realizar cuando el paciente está en edad de crecimiento. Si el paciente ha terminado el proceso de crecimiento tendremos que recurrir como último recurso a tratamientos más agresivos, asociados a extracciones de piezas dentales definitivas, o incluso tratamientos ortodónticos combinados con cirugía ortognática (cirugía maxilo-facial).
Pero en el niño podemos influir, no sólo en el posicionamiento de las piezas dentales sino también en el crecimiento de los huesos. Esta es la gran diferencia y la importancia de la prevención en la infancia ya que una vez finalizada la etapa de crecimiento no existe la posibilidad de recurrir a este tipo de tratamiento.
Todos estos problemas son fácilmente detectables para un ortodoncista de práctica exclusiva con una simple visita, pudiendo, con una detección precoz, ayudar a desarrollar el crecimiento de los maxilares en la dirección correcta de una manera sencilla, cómoda y económica.

¿También se pueden realizar tratamientos ortodónticos en un adulto?

A cualquier edad se pueden corregir los problemas de posición de las piezas dentarias.
Hace unos años los ortodoncistas sólo hacían tratamientos ortodónticos a niños o adolescentes, ya que tenían las consultas preparadas o enfocadas para ellos. Salas comunes, juegos, etc. Hacer tratamientos en pacientes adultos requiere más tiempo, más dedicación, más tratamientos multidisciplinares con otros especialistas, lo que suponía un engorro y como había pocos pacientes adultos que demandaban una ortodoncia, lo más cómodo era recomendar dejarlo como estaba.
En los últimos años, el aumento de la demanda de tratamientos por parte de los pacientes adultos para solucionar sus problemas ortodónticos, ya sea por motivos estéticos o de salud dental (periodontal, funcional, etc.) ha hecho que los ortodoncistas adapten sus consultas a estas nuevas necesidades y que los dentistas en general vean el tratamiento ortodóntico en el adulto como una cosa normal e, incluso en algunos casos, imprescindible para la solución de sus problemas dentales.

¿Producen llagas o heridas los brackets linguales?

En principio la ortodoncia lingual no tiene por qué molestar ni producir dolor.
Pero lo cierto es que depende: primero, del tamaño y tipo de brackets (aparatos), los brackets más grandes molestan más que los de tamaño reducido y segundo de la habilidad, meticulosidad y experiencia del especialista.
Es muy importante saber qué tipo de brackets se colocarán en sus dientes.
En los últimos años han aparecido multitud de diferentes diseños o marcas de brackets linguales: Forestadent, Magic, Hiro, América ortodontics, innovation etc. El bracket lingual clásico es el bracket del Dr. Kurz (padre de la técnica lingual) fabricado por Ormco. El primer diseño de este bracket fue desarrollado en la década de los 70, aunque con los años fue cambiando, con diferentes generaciones hasta llegar a la 7ª generación, en los 90.
Es un gran bracket que ha hecho posible el desarrollo de la técnica lingual pero que hoy en día está obsoleto, ya que se despega mucho y es molesto debido a su gran tamaño.
Luego aparecieron los brackets del sistema Incognito de 3M, como respuesta a la búsqueda de una mejor adhesión y comodidad, se fabrican en oro y tienen una gran superficie, que permite un cementado duradero. Son confeccionados con un sistema robotizado en un laboratorio en Alemania y para el ortodoncista principiante resultan de gran ayuda porque viene todo confeccionado, listo para colocar en boca .Esto es muy atractivo para el especialista pero, a la vez, un problema para el paciente cuando se pierden brackets o se rompen los arcos, entonces se tienen que pedir nuevamente al laboratorio en Alemania y esto conlleva tiempos muertos en el tratamiento e inútiles esperas. Además, debido a su gran superficie de adhesión, en grandes apiñamientos no se pueden cementar todos a la vez y eso también hace que el tratamiento se alargue en el tiempo. Por otro lado, muchos pacientes se quejan de que oscurecen los dientes, debido a que su gran tamaño, hace que estos sean más opacos.
Posteriormente, hace unos pocos años, se diseñaron en común acuerdo entre los ortodoncistas linguales con más experiencia y Ormco (la fabrica con más tradición en la fabricación de brackets linguales) unos brackets que debían cumplir tres premisas: ser lo más pequeños posibles, por lo tanto más cómodos; funcionamiento técnicamente perfecto y que no interfieran en el habla. Estos son los denominados brackets STb o ”Light Lingual System”.
Los mejores ortodoncistas linguales a nivel mundial usan este bracket: el Dr. Fillión en sus consultas de París y Londres, el Dr. Scuzzo en Roma o el Dr. Takemoto en Tokio.
Nosotros también colocamos en nuestros tratamientos los bracket STb o Light Lingual System, son los brackets más pequeños y cómodos con lo cual minimizamos las posibles molestias que puedan afectar al paciente.
En el último libro escrito sobre técnica lingual del Dr. Rafi Romano “Lingual and Esthetic Orthodontics” la mayoria de los casos clínicos mostrados en los 40 capítulos escritos por unos 35 ortodoncistas ( en los que se incluie el Dr Marcó), estan tratados con el bracket STb.

Pero el tipo de brackets tampoco es el único factor, ya que si los brackets están mal colocados o mal ligados también pueden ocasionar molestias.
La experiencia del profesional y de su equipo, la finura y el buen hacer de “sus manos” pueden llegar a ser tanto o más importante que la marca o tipo de bracket que le van a colocar en su boca.

¿Molesta al hablar la ortodoncia Lingual?

Hay algún fonema, como por ejemplo la “T”, que se articula colocando la lengua cerca de la parte posterior de los dientes. Cuando colocamos los brackets linguales ocupamos esta superficie. Al hablar el cerebro manda la información para realizar un movimiento de la lengua de una manera automática, de forma que ésta tropieza con los brackets en los primeros momentos y necesita un tiempo de adaptación a esta nueva situación.
Por eso insisto en que lo ideal es que el bracket sea lo más pequeño posible y que tenga todas sus superficies con los cantos romos y perfectamente pulidos para que ese roce sea el mínimo posible, esto se consigue con el STb.

Los primeros días después de la colocación usted notará los brakets ya que son una novedad para su lengua, pero en pocos días se adaptará a ellos sin ningún problema.
Pero, si el bracket no está bien colocado o no tiene un diseño pensado para la comodidad del paciente, el paciente tendrá problemas de adaptación y dificultad en el habla durante todo el tratamiento.
Para poner un ejemplo gráfico, sería similar a cuando uno se compra unos zapatos, a pesar de que el número sea correcto usted notará el zapato al andar. Uno mismo es consciente de que lleva algo en los pies porque es nuevo. A los pocos días consigue andar sin problemas y no se está pensando continuamente en los zapatos, porque uno se ha habituado de forma que los llevará de una manera inconsciente. Si por el contrario le entra una piedra en el zapato, usted andará mal y será consciente de que le molesta y tendrá que parar para solucionar el problema.
Lo mismo pasa con los brackets linguales si están bien colocados y bien diseñados, los primeras días usted los notará y será consciente de los aparatos, pero en poco tiempo se adaptará a ellos y los llevará sin problemas y llegará un día en que los llevará de una manera totalmente inconsciente , ni se acordará de ellos.
Si se rompe o se descementa algún bracket, es como cuando entra la piedra en el zapato, usted estará incomodo y le molestará, necesitará acudir a la consulta para solucionar el problema.
Por eso es muy importante que la clínica donde usted decida hacerse un tratamiento lingual disponga de laboratorio propio y preste un servicio todos los días de la semana. De esta manera tendrán la capacidad de poderle arreglar el problema al instante y no tener que esperar días para recibir los aparatos reparados.

¿Conseguiré un resultado igual de perfecto que con técnica convencional?

Históricamente los ortodoncistas no han pensado ni en la comodidad, ni en la estética de sus aparatos. Era mas importante solucionar el problema ortodóntico que todo lo demás, y es cierto que lo importante es solucionar la mal posición dental, pero, a costa de qué sacrificio.
En el caso de tratamientos en niños o adolescentes, normalmente cuando hay molestias éstos se quejan a sus padres, que ya están acostumbrados a que sus hijos se quejen de casi todo, por lo tanto la queja se minimiza y llega diluida o no llega al ortodoncista.
El paciente adulto es otra cuestión, sabe lo que quiere y dice lo que piensa y no está dispuesto a sufrir las molestias de la ortodoncia, tratamiento interminable, antiestético, molesto, llagas, heridas, etc… Esto hace que el ortodoncista lingual tenga que poner especial atención, no sólo en los aspectos técnicos de la evolución del tratamiento ortodóntico, sino en que además sea estético y, por supuesto, cómodo y confortable.
El paciente será el espectador y juez del tratamiento ya que cada día se mira al espejo y ve como va evolucionando su dentadura puesto que no hay antiestéticos aparatos que entorpezcan la visión de la progresiva mejora en su boca. El paciente no tiene que esperar al finalizar el tratamiento para lucir su dentadura, sino que a los pocos meses de haber iniciado el tratamiento empieza a ver mejoras, con lo cual disfruta de ellas aunque no lo haya terminado y la predisposición y colaboración aumentan de forma considerable. Por lo tanto en la fase final de terminado de detalles el paciente está perfectamente adaptado a sus aparatos, no tiene ninguna molestia, su dentadura está perfectamente colocada y no le importa llevar un poco más de tiempo los aparatos para mejorar pequeñas sutilezas. Si llevara los aparatos por fuera ya haría tiempo que le estaría pidiendo al ortodoncista que le sacara los aparatos: “ya está bien” “he mejorado mucho” “tampoco es necesario llegar a la perfección” etc.
Por lo tanto es el mismo paciente quien demanda esta perfección.

¿Es más largo el tratamiento con ortodoncia lingual?

Normalmente los ortodoncistas no están acostumbrados a la ortodoncia lingual y precisan más tiempo de tratamiento debido a su falta de práctica. Por eso existe la fama de que la técnica es más lenta, pero eso no es totalmente cierto.
El tratamiento con ortodoncia lingual no tiene que ser más largo que uno en el que se utilicen los brackets convencionales, es más, en algunos casos puede ser incluso más corto. Pero si el ortodoncista no está habituado a la técnica, seguro que se alargará el proceso.
Hay casos concretos como en los apiñamientos en que es más rápido un tratamiento con técnica lingual, ya que es más fácil expandir hacia fuera con los aparatos por dentro que no por fuera. De hecho unos de los aparatos más antiguos usado por todos los ortodoncistas para expandir el paladar en los niños, es el “Quadhelix”, que se coloca por lingual y permite obtener resultados espectaculares.
Pero en cambio, en el caso de un canino incluido, es francamente más difícil tratarlo por lingual que con técnica convencional. Esto no significa que sea imposible de resolver con técnica lingual, dependerá de la habilidad del ortodoncista y requerirá un poco más de tiempo.

¿Es más caro un tratamiento con técnica lingual?

Sí, el tratamiento es más caro que uno convencional debido a que la aparatología lingual, es mucho más cara y que el tiempo por visita y la dedicación del ortodoncista es mucho mayor, por lo tanto, se incrementa tanto el coste del material como del tiempo e trabajo empleado en el tratamiento.
Cuando colocamos brackets convencionales los dientes por la parte externa presentan una superficie homogénea más o menos igual en todas las piezas dentarias y en todos los individuos, de manera que el fabricante, proporciona al ortodoncista un bracket estandarizado para cada una de las diferentes piezas dentales y el ortodoncista solamente tiene que colocarlos directamente sobre el diente, controlar la altura y que queden centrados en el diente. Usted si quiere puede ir mañana a la consulta y salir con brackets convencionales montados en boca el mismo día.
Es como ir a comprar una camisa, necesita saber la talla y el color y podrá salir de la tienda con la camisa puesta sin ningún problema.
Pero cuando queremos colocar brackets linguales nos encontramos que la superficie lingual es muy diferente y cambiante de unas piezas a otras e incluso en el mismo paciente, por lo que no hay ningún bracket estandarizado que se pueda colocar en el diente de una manera directa.
Se tiene que adaptar cada bracket a cada diente, es como hacer un traje a medida para cada paciente. Por mucho que usted o el ortodoncista insista es imposible salir de la consulta el mismo día con brackets colocados correctamente, se deben de hacer los patrones, hacer pruebas hasta llegar a tenerlo todo confeccionado y para eso se requiere tiempo y dedicación.
Nosotros disponemos de laboratorio propio de manera que todos los casos están montados por nuestros técnicos protésicos y cualquier problema ocasionado en la colocación o durante el tratamiento depende exclusivamente de nosotros y podemos dar un servicio inmediato en cualquier caso de pérdida o rotura de los mismos, de manera que no existan tiempos muertos de espera para la reposición o reparación de cualquier tipo de imprevisto.
Tenemos pacientes que se desplazan desde muy lejos , desde otras provincias de Catalunya, de la Comunidad Valenciana, de Murcia, Granada e incluso de Lanzarote, de manera que cuando tienen visita se les programa tiempo suficiente para poder reparar y adelantar el tratamiento todo lo posible. No vale el “vuelva usted mañana”.

¿Tendré que esperarme mucho en la sala de espera?

Lo ideal sería que esta pregunta se la respondiera alguno de nuestros pacientes. El 80% de nuestros nuevos pacientes son referidos por otros pacientes. Esto ya habla por sí solo.
Normalmente nuestra media de tiempo de espera es de 14 minutos. Procuramos ser muy estrictos con las citas, entendemos que el paciente adulto muchas veces dispone del tiempo justo para acudir a las citas y que su tiempo es oro. También exigimos puntualidad por su parte ya que cuando se demora hace que nosotros nos retrasemos en las siguientes citas y para que esto no suceda nos vemos obligados a reducir el tiempo de su consulta y solucionar el problema en una nueva cita.

¿De que color son los brackets linguales?

Los Brackets son metálicos, de color acero. Existen unos brackets linguales transparentes, pero se rompen mucho, son muy grandes, con lo cual son molestos y no tiene sentido colocar un bracket transparente por detrás ya que por detrás del diente no se ven.
Técnicamente hablando lo que mueve los dientes son los arcos que son metálicos y lo que interesa es que tengan la mínima fricción con los brackets.
La fricción del bracket metálico con el arco, es mínima, ya que los dos estructuras son metálicas y el diente se desplaza, pero cuando el bracket es transparente, de cerámico o resina éste tiene más fricción y le cuesta más desplazarse y el tratamiento se hace más largo.
Por lo tanto no tiene sentido ni ventaja ninguna colocar un bracket transparente para hacer técnica Lingual.
Si el bracket lingual es muy grande, como los de 7ºgeneración del Dr Kurz o el bracket de oro de incógnito, hacen que los dientes se vean más oscuros ya que no hay translucidez y el paciente se queja de que sus dientes han oscurecido, pero si el bracket es pequeño no existe este problema.

He venido al ortodoncista y me derivan al logopeda…No me lo esperaba…¿Por qué es necesario que me visite el logopeda?

La boca está formada por partes duras (maxilar superior, maxilar inferior o mandíbula, y dientes) y por partes blandas (músculos de los labios, mejillas y lengua). Es muy importante el papel que desempeñan los músculos, ya que ejercen mucha fuerza y pueden modificar la posición de los dientes.

Durante todo el proceso de crecimiento y desarrollo, las arcadas dentarias y los dientes se encuentran sometidos a 2 fuerzas opuestas: la de los labios y mejillas por un lado, y las de la lengua por el otro. Esas fuerzas deberían mantenerse en equilibrio, pero no siempre lo consiguen. Y el logopeda se dedica a corregir el desequilibrio muscular que afecta negativamente a los dientes.

Siempre pensé que el logopeda se ocupaba de los trastornos de pronunciación, de la “r” por ejemplo…

El logopeda se ocupa del estudio, evaluación y tratamiento de los trastornos de la comunicación humana, que comprende el habla, el lenguaje, la audición, la voz y sus alteraciones. Pero también se ocupa de las funciones orofaciales no verbales, que son la base para la producción adecuada del habla y de la voz. Esas funciones orofaciales son: respiración, succión, deglución y masticación. Cuando ellas están alteradas, afectan al habla y a la voz, pero también pueden afectar al desarrollo al crecimiento y desarrollo de las arcadas dentarias, de los dientes y de todo el macizo facial.

El ortodoncista me dijo que cuando trago no coloco bien la lengua…¿Por qué se le da tanta importancia a la lengua?

Sencillamente porque la lengua participa en todas las funciones que realizamos con la boca. La lengua está formada por 17 músculos y ejerce una fuerza increíble. Por lo tanto, para que no se produzca ninguna alteración -que se vería reflejada en los dientes y en la oclusión-, la lengua ha de actuar adecuadamente y no ha de desbordar de las arcadas dentarias ni ha de empujar a las piezas dentarias.

No siempre la lengua realiza muy bien su tarea. A veces, se coloca entre los dientes, al tragar por ejemplo; o les empuja, contactando con los superiores o con los inferiores…Por eso, en muchas ocasiones la lengua es la responsable de que los dientes no estén bien alineados y que la arcadas dentarias no ocluyan (no cierren) adecuadamente.

El ortodoncista es el profesional encargado de valorar la oclusión dentaria y de actuar para corregir las posibles maloclusiones. Y el logopeda es el profesional que se ocupa de valorar las funciones que se llevan a cabo en la boca y de tratar o reeducar las posibles alteraciones o disfunciones.

¿Puedo acudir a cualquier logopeda?

Es importante que le visite un logopeda especializado en “Terapia Miofuncional” (TMF), que es el área de la logopedia que se ocupa de estos aspectos, también llamados de “motricidad orofacial”.

Actualmente, y cada vez más, los ortodoncistas cuentan con el trabajo del logopeda especializado en Terapia Miofuncional, ya que quieren asegurarse que no haya disfunciones musculares que puedan interferir en el tratamiento de ortodoncia. Por eso, si bien es cierto que Ud. Ha consultado al ortodoncista por sus dientes y su oclusión dentaria, si es derivado al logopeda no deje de visitarle.

Estoy muy ocupado, tengo poco tiempo…¿Qué consecuencias puede tener el no hacer la consulta con el logopeda?

Cuando no se atiende la parte blanda podemos encontrarnos, tarde o temprano, con sorpresas desagradables, ya que la alteración muscular y de las funciones repercutirán negativamente en el resultado del tratamiento de ortodoncia. Es más, puede haber una “recidiva”, que significa volver al estado inicial: el resultado no ha sido estable porque ha habido algún factor que no se tuvo en cuenta y no fue atendido. Seguramente Ud. conoce alguna persona que ha realizado, tiempo atrás, un tratamiento de ortodoncia y ha tenido una recidiva, ya que antiguamente no se tenían en cuenta estos factores y no era habitual el trabajo conjunto entre el ortodoncista y el logopeda.

Por lo tanto, si Ud. desea, como es de suponer, que el resultado de su tratamiento de ortodoncia sea estable y duradero, NO DEJE DE ACUDIR AL LOGOPEDA si su ortodoncista se lo ha indicado. Sólo asegurándonos que no haya interferencias musculares inapropiadas, podremos esperar un final estable y permanente del tratamiento de ortodoncia.

¿Qué examina el logopeda en un paciente de ortodoncia?

En 1º lugar, indagará acerca de los hábitos respiratorios, alimenticios, si existen hábitos lesivos (como la succión digital, morderse las uñas, etc.). A continuación hará un examen muscular y examinará la boca, tanto externa como internamente.. Observará si la lengua tiene una movilidad adecuada o si por el contrario hay alguna dificultad ocasionada por el frenillo lingual. Verificará cómo se realizan las funciones respiratoria, de deglución y de masticación, así como la producción del habla y de la voz.

A partir de ese examen, el logopeda realizará el DIAGNÓSTICO MIOFUNCIONAL y le indicará cuál es el camino a seguir. En ocasiones, cuando la respiración está alterada y mediante las pruebas logopédicas se ha observado que puede haber una causa orgánica para dicha alteración, se requiere hacer una consulta con el Otorrinolaringólogo (ORL). Él valorará las vías aéreas e indicará cuál es el mejor tratamiento.
Algunas veces, cuando explicamos al paciente este hecho, comenta que vino por sus dientes y acaba siendo derivado al logopeda y también al ORL. Efectivamente, en algunos casos se requiere seguir este proceso. No olvidemos que en la boca se llevan a cabo diversas funciones, algunas vitales y primarias (respiración, succión, deglución) y otras aprendidas y secundarias (masticación y habla), pero todas utilizan el mismo órgano: la boca. Por lo tanto no es extraño que en algunos casos se implique a los diferentes profesionales que trabajan con la boca: odontólogo, ortodoncista, ORL, logopeda…

¿El logopeda me visitará en la Clínica Marcó?

Si Ud. lo desea en la Clínica Marcó le visitará la Sra. Diana Grandi, logopeda especializada en Terapia Miofuncional y formadora de logopedas en esta área. De todas maneras, si por diferentes razones (cercanía, días y horario de visitas, etc.) Ud. prefiere recurrir a otro profesional, recuerde que es fundamental que acuda a un logopeda especializado en TMF, ya que así como no todos los odontólogos están especializados en Ortodoncia, no todos los logopedas están especializados en el área de la motricidad orofacial.

¿En todos los casos de tratamiento de ortodoncia se requiere hacer tratamiento de ortodoncia?

No. No siempre se necesita derivar al logopeda. En la 1ª visita el ortodoncista, determinará si es necesario o conveniente acudir al logopeda para que éste realice una valoración y diagnóstico.

Además, no en todos los casos que evalúa el logopeda se determina la necesidad de realizar tratamiento logopédico. Sólo se indica llevarlo a cabo cuando hay alteraciones de las funciones orofaciales o cuando persiste algún hábito lesivo que influiría negativamente en el tratamiento.

Será una decisión conjunta entre ortodoncista y logopeda definir si hay necesidad de realizar tratamiento logopédico miofuncional, y ambos acordarán tanto los pasos a seguir como los tiempos terapéuticos.

  • Contáctanos

    Envíanos un email a través de nuestro formulario de contacto o llámanos al T+ 34 93 200 60 47